¿Conoces las lesiones más comunes en los corredores? ¡Descúbrelas!



¿Conoces las lesiones más comunes en los corredores? ¡Descúbrelas!




            Aunque correr es uno de los deportes más saludables y se asocia a numerosos beneficios para la salud, muchos corredores pueden sufrir diversas lesiones en algún momento de sus carreras, las cuales pueden variar entre lesiones musculares, de los ligamentos, articulares, o incluso fracturas, especialmente si no se tiene una técnica apropiada al correr.



            Podrían enumerarse muchas lesiones que puede sufrir un corredor, sin embargo, algunas son más comunes que otras. Aunque no todas las lesiones son iguales, no tienen las mismas causas, y algunas son más graves, siempre es bueno consultar un especialista para realizar un diagnóstico adecuado y evitar complicaciones.

            Un estudio realizado en 2000 corredores y publicado por “RUNfitners” reveló cuáles son las lesiones más comunes en estos deportistas, entre las 4 primeras se pueden incluir:

-          Síndrome Patelofemoral (331 corredores): Este síndrome se refiere a la presencia de dolor en toda la zona que rodea la rótula, especialmente la parte delantera de la rodilla. Esta lesión es tan frecuente en este tipo de deportistas que es llamada comúnmente “rodilla del corredor” o “rodilla del saltador”.

La causa principal de este síndrome es el uso excesivo de la articulación, lo cual puede provocar inflamación de los tejidos blandos alrededor de la rótula y, en consecuencia, dolor. El dolor experimentado en este síndrome suele ser leve, por lo que a menudo es descrito por el paciente como “sensibilidad”. El dolor suele aumentar progresivamente y empeora durante la actividad física.

-          Síndrome de la banda iliotibial (168 corredores): Este síndrome se refiere a la inflamación de la banda o cintilla iliotibial, una banda de tejido fibroso que permite mantener estable la rodilla durante la marcha.

Al inflamarse esta banda, se produce dolor en la parte externa del muslo y la rodilla, así como en los tejidos blandos que se encuentran cercanos a dicha cintilla. Esta lesión también se produce por el roce repetido entre la tibia y la cintilla iliotibial al flexionar y extender la rodilla repetidamente (como sucede al trotar).

En este caso el paciente presenta dolor en la parte externa de la rodilla luego de realizar movimientos repetitivos por mucho rato, como por ejemplo, al terminar una carrera larga. En fases avanzadas del síndrome, el paciente puede presentar dolor desde el inicio del ejercicio.


-          Fascitis Plantar (158 corredores): La fascitis plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar o banda de tejido elástico que recubre toda la parte inferior del pie. Entre las  funciones de esta estructura se incluyen mantener el arco plantar al caminar o correr, absorber o devolver la energía que se produce cuando el pie se apoya sobre el piso y evitar la flexión excesiva de los dedos al caminar.

-          Lesiones en meniscos (100 corredores): Los meniscos son estructuras presentes en la rodilla que tienen como función amortiguar el impacto y roce que se produce en la articulación de la rodilla al caminar o correr.

La lesión más común ocurre cuando se gira la rodilla y el cuerpo mientras el pie sigue fijo en el suelo (torsión brusca de la rodilla). El paciente refiere dolor intenso sobre todo al mover la rodilla (especialmente durante la flexión), caminar o palpar el área afectada.


El mejor tratamiento es la prevención, mediante una exploración biomecánica que consiste en el examen de la funcionalidad del sistema músculo esquelético y el análisis de anomalías y disimetrías, que puedan ser la causa de dolor en los pies, tobillos, rodillas o espalda.
¿Por qué podría necesitar una exploración biomecánica?
Muy pocas personas son completamente simétricas y esto afecta a su actividad física, trabajo y tareas cotidianas. También pueden tener problemas adicionales, incluyendo arcos particularmente altos o bajos en los pies, una pierna más larga que la otra, o una lesión deportiva. En algunos casos, las personas se adaptan a estas alteraciones sin ningún problema; sin embargo, en otras personas puedan causar dolor en las articulaciones, ligamentos, músculos y tendones cuando se someten a una tensión adicional durante la vida diaria. Una vez que hemos identificado los problemas que están causando el dolor, podemos asesorar sobre ortesis y/o plantillas a medida, así como ejercicios para mejorar la fuerza y la flexibilidad.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Metatarsalgia ¿Sabes qué es y qué la causa?